Reflexión del día

Lunes                

IV semana del T.O

Marcos 5,1-20

Mis querido hermanos en el Evangelio de hoy, vemos que en la Biblia hay muchos encuentros con Jesús. También en el Evangelio. Y son todos distintos entre sí. Verdaderamente cada uno tiene su encuentro con Jesús

Está, por ejemplo, el de Natanael, el escéptico. Inmediatamente Jesús con dos palabras lo tira por los suelos. De tal modo que el intelectual admite: "¡Tú eres el Mesías!". Está también el encuentro de la Samaritana que, a un cierto punto, se siente en medio de un problema e intenta ser teóloga: "Pero este monte, el otro…". Y Jesús le responde: "Pero tu marido, tu verdad". La mujer en el propio pecado encuentra a Jesús y va a anunciarlo a los de la ciudad: "Me ha dicho todo lo que he hecho; ¿será tal vez el Mesías?".

Está además el encuentro del leproso, uno de los diez curados, que regresa para agradecer. Y, además, el encuentro de la mujer enferma desde hacía dieciocho años, que pensaba: "Si al menos lograra tocar el manto estaría curada" y encuentra a Jesús.

Y también el encuentro con el endemoniado del que Jesús expulsa tantos demonios que se dirigen hacia los cerdos y después quiere seguirlo y Jesús le dice: "No, vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo".

Podemos hallar muchos encuentros en la Biblia, porque el Señor nos busca para tener un encuentro con nosotros y cada uno de nosotros tiene su propio encuentro con Jesús. Quizá lo olvidamos, perdemos la memoria hasta el punto de preguntarnos: "Pero ¿cuándo yo me encontré con Jesús o cuándo Jesús me encontró?".

Seguramente Jesús te encontró el día de tu Bautismo: eso es verdad, eras niño. Y con el Bautismo te ha justificado y te ha hecho parte de su pueblo. Así como en el Evangelio de hoy, todos nosotros hemos tenido en nuestra vida algún encuentro con Él, un encuentro verdadero en el que sentí que Jesús me miraba. No es una experiencia solo para santos.

Y si no recordamos, será bonito hacer un poco de memoria y pedir al Señor que nos dé la memoria, porque Él se acuerda, Él recuerda el encuentro.

Papa Francisco.

         

 

Marcos_5_1-20.jpg